LAS HISTORIAS DE MIGUEL: “Los sueños”

Yo sé dónde se guardan los sueños: en las nubes. Las que están más gorditas, están llenitas de sueños. Por la noche los van dejando caer como si fueran copos de nieve. Pero son invisibles. Lo que no sé es si en la lluvia también va algún que otro sueño. Igual se montan en las gotas de agua como si fueran caballitos y llegan hasta el suelo. Por eso algunas flores también están hechas de sueños.

Tampoco sé por qué de los sueños bonitos casi no recuerdas nada. Y de los malos, todo. Me gustaría saber dónde está el interruptor para apagar los sueños malos y encender los buenos.

Aún así, algunas veces, te acuerdas de los sueños buenos. Bueno, también los hay “pichí, pichá”: un poco buenos y un poco malos. De esos, te acuerdas casi siempre.

Por ejemplo: un sueño malo es cuando te persigue un hombre y caras “happy” y “sad”. Un sueño pichí pichá es cuando subes hasta la luna de un salto y bajas en paracaídas. Ves una casa voladora con unas enormes alas blancas y te subes. Pero luego aterriza en la azotea del cole…

Y los sueños buenos,  tienen que ver con los coches de carreras, la playa, los helados y las fresas.

Qué complicado es esto de los sueños. Algún día descubriré cómo subir hasta las nubes para ordenarlos bien y que me caigan sólo los sueños buenos. Bueno, venga, y los pichí pichá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s