VALENTINA

A Valentina no le gustaban las caras tristes. Ni las caras regañonas. No le gustaban las lágrimas ni el miedo. Y cada vez que alguna de sus amigas se enfadaba, se ponía triste..

A Valentina le gustaban las risas y sonrisas. Las caras alegres. Las carcajadas. Las canciones y los saltitos. Le gustaba su abuelo Zacarías porque siempre estaba de buen humor y le hacía reír.

– De mayor quiero ser como tú- le dijo un día a su abuelo.

– ¿Cómo yo?- le preguntó Zacarías extrañado.

– Sí. le dijo Valentina- de mayor quiero hacer reír a la gente.

-Ah!..entonces lo que quieres ser es..¡¡payaso!!.

Zacarías

¿Payaso?.Valentina no había ido nunca al circo. Había visto payasos dibujados en los libros, pero nunca uno de verdad. Su abuelo Zacarías bajó entonces al trastero y al volver, regresó con una divertida nariz roja y unos enormes zapatones negros.

A Valentina casi le da un ataque de risa al ver a su abuelo así vestido.

– ¿Ves?- le dijo Zacarías- Yo de joven fui payaso. Los payasos hacen reír a los demás.

Valentina se quedó pensativa. Ella creía que quería ser bailarina, veterinaria o profesora… así que ahora estaba un poco confundida.

Al día siguiente se lo contó a sus amigas, y ellas le aconsejaron probar con todo. Así que se pusieron a jugar a imitar profesiones.

Valentina dio unos cuantos pasos de baile y todas aplaudieron mucho. A ella le gustó.

Luego cogió su peluche Marramiau, un gato un poco deshilachado que dormía con ella todas las noches. Hizo que le curaba y todas abrieron la boca de admiración. Y a Valentina, le gustó.

A continuación se puso a dar clase a sus amigas. Tocaba lengua. Y alguna que otra se aburrió. Pero a Valentina, también le gustó.

Y por último se puso la nariz que le regaló su abuelo..se enmarañó el pelo y empezó a hacer gracietas y a caerse (a posta), y a poner caras divertidas. Y todas comenzaron a reír y a reír sin parar. Abrieron mucho la boca de admiración..y no, no se aburrieron ni un poquito. Y a Valentina le entusiasmó.

Valentina

Desde entonces Valentina tiene muy claro que de mayor quiere fabricar sonrisas. Y no le importa si de payasa, profesora, veterinaria o bailarina. Pero por si acaso ella practica un poquito todas las tardes con la nariz de su abuelo Zacarías

(©Fanny Tales 2013. Categoría: “Aprendo a leer”).

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “VALENTINA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s