LA PALABRA MÁS LARGA

A Mateo le encantaba jugar con las palabras.  “Bárbaro. Bata. Balón. Barca”.

“Batín. Baba. Batalla”.

– Ahora, que empiecen por “ca”- les decía a sus amigos.

– Calamidad. Caballo. Caramelo.

– Carroza. Camión. Cacatúa.

– ¡Caca!- soltaba Lucas.

Y todos a reír.

Las palabras se parecían a los acertijos. Y a él le encantaba jugar a las adivinanzas. También disfrutaba inventado palabras:

– ¡Carricocherístico!

Y todos a reír.

los amigos pensando palabras

Otras veces le preguntaba a Deo, un amigo de su padre que era viejo y sabio. Muy viejo y muy sabio. Porque Deo se sabía palabras muy raras.

– Caleidoscopio.

Y Mateo escuchaba atónito. No sabía de nadie que se supiera más palabras que Deo.

Un día se quedó pensando… ¿y si buscara una palabra larga..muyyy larga? ¡La palabra más larga!. ¡La palabra más increíble!. Tanto o más que caleidoscopio, ornitorrinco o libélula. Y propuso a sus amigos un juego:

– El que consiga encontrar la palabra más larga, gana.

Y a todos les pareció buena idea, así que se pusieron a investigar, entre todas las palabras que conocían. Marta las apuntaba en una hoja e iba contando las letras: una..dos..tres..cuatro..

Juan observaba todo alrededor y se ponía muy serio.. Carlos hasta cerraba los ojos para concentrarse.  La cosa se ponía difícil, porque sus amigos habían encontrado palabras muy largas:

– Destornillador: 14 letras- soltó Carolina

– Otorrinolaringólogo: 19 letras- dijo muy contenta Marta.

-¿Y tú, Juan?

– ¡Carcatipatrucalia!

Y todos a reir.

– Eso no vale, es trampa. Las palabra son se pueden inventar- dijo Mateo.

Y se fue triste a casa, pensando en que no encontraría ninguna palabra que realmente mereciera la pena. Ese día Deo estaba de visita. Así que aprovechó y le preguntó.

– ¿La palabra más larga?- dijo Deo asombrado- Ummm…deja que piense.

palabras

Deo estuvo un tiempo pensando. Y cuando Deo pensaba mucho arrugaba la frente y parecía aún más viejo.

– ¡Ya lo tengo!- dijo sonriendo.

Al día siguiente, Mateo llegó al colegio victorioso. Por fin había encontrado una palabra importante. Y larga, muy larga.

– Venga, dilo ya- le dijo Juan nervioso.

– ¡Deoscopidesempérides!

Y todos en silencio. Con cara de asombro. Nunca habían oído una palabra taaan rara. Ni taaan larga. Ni taaan espectacular.

– Son 20 letras-aclaró Mateo.

Y todos sus amigos le felicitaron. Sin saber si quiera qué significaba.

– ¿Un animal?- preguntó Juan.

– No

– ¿Un país?- Intentó Carolina

-No

– ¿Un hueso?

– frio frio

– ¡Un sabio!- dijo de pronto Marta.

– ¡Sí!- contestó Mateo- El sabio más sabio y más viejo del planeta: mi amigo Deo.

El timbre del recreo sonó y todos se fueron a sus clases..repitiendo sin parar entre los dientes la palabra más larga y más increíble que habían encontrado…

(© Fanny Tales 2013. Categoría: “Ya sé leer”).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s