¿QUIÉN HA APAGADO LA LUNA?

El hombrecillo de la luna se tumbó en su nube después de terminar todo el trabajo. Estaba cansado. Había encendido la luna y más de tres trillones de trillones de estrellas.

duende encendedor de estrella

Tomás le miraba con cara pícara. Adoraba a su papá: era el mejor duende encendedor de estrellas que había visto nunca. Y en ese momento supo lo que quería ser de mayor.

Pero Tomás era un duendecillo travieso…¡sólo tenía cuatro años!…y pensaba tanto que se le ocurrían muchas trastadas. Un día tiró los cubos con agua que usaba el duendecillo de la lluvia para rellenar las nubes…y estuvo casi un mes sin llover. Otro día siguió al hada del arcoíris y empezó a borrar con una goma los colores que ella iba pintando. Ese día, la gente del pueblo miró extrañada el cielo..el arcoíris aparecía y desaparecía como por arte de magia. La pobre tuvo que pintar y repintar el arco. El colmo de los colmos fue cuando Tomás decidió apagar la luna.

tomás apaga la luna

-La lunaaaaaaaaaa!!!! ¿¿Dónde está la lunaaa??- gritaba asustada la gente.

El hada de la noche de despertó de golpe. Del susto, casi se cae de su estrella fugaz. Miró atónita el cielo..ahí estaban las estrellas. Pero la luna..¿dónde estaba la luna?. Fue corriendo a despertar al papá de Tomás.

hada de la noche

– Si yo la encendí…-dijo asustado-Como todas las noches…

Tomás observaba escondido desde su nube. El hada de la noche se volvió hacia él. ¡Le había descubierto!. Agachó la cabeza y confesó su trastada.

– Es que..yo quiero ser encendedor de estrellas como mi padre..- dijo a modo de disculpa.
Al hada de la noche se le ablandó el corazón.

– Tomás- le dijo con voz muy suave- Tú serás un gran encendedor de estrellas, ya lo verás. Pero aún tienes muchas cosas que aprender. Y para aprender, debes observar, y debes practicar, pero con la ayuda siempre de tu padre. ¡No puedes ir haciendo tantas trastadas!. A partir de ahora te nombro aprendiz. Y cuidado, que tendrás una misión importante: toma este pincel y este bote de purpurina. Tú elegirás cada noche unas cuantas estrellas. Las pintarás de purpurina para que brillen más que ninguna. Cuando llegue algún deseo hasta ellas me lo traes y lo apuntaremos en la lista. Tu trabajo es muy importante. ¿Lo harás bien?.

– ¡Claro!- dijo Tomás lleno de emoción. ¡Iba a ser el duende de los deseos que quedaban pegados en las estrellas mágicas!.

tomás dos

Y así fue a partir de entonces. El hada de la noche decidió llamar a la trastada de Tomás, eclipse. Todavía de vez en cuando a Tomás se le escapa la mano y vuelve a liarla apagando la luna. Pero sólo de muy vez en cuando. El resto del tiempo, se encarga de apuntar muy bien todos los deseos que cada noche llegan hasta sus estrellas de purpurina.

(© Fanny Tales 2013. Categoría: “Mis primeros cuentos”).

//

Anuncios

9 pensamientos en “¿QUIÉN HA APAGADO LA LUNA?

  1. ¡Precioso!,es ideal para despertar la imaginación de los niños,y también para los mayores influenciados por la magia de la luna,para mí es el 2º favorito,¿el 1º?,pues el del abuelo,tiene además de ternura y belleza,valores humanos muy importantes,y los niños que son como esponjas,pueden aprenderlos através de un buen cuento.¡Felicidades!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s